Hasta los presos se sintieron indignados con esta barbarie


Este tipo de hechos no tiene comparación, hasta los presos se sintieron indignados con esta barbarie y le dieron su bienvenida al agresor. La verdad que ha indignado a todo el país, los presos los recibieron al hombre que le cortó la cabeza y los brazos a la mujer. Golpes, patadas, empujones, trompadas, pellizcos.

 Los hombres que les gusta golpear a las mujeres, los presos los van a arreglar en la prisión, que lo piensen bien.

Un hombre que le quite la vida a una mujer aunque sea dándole veneno, es lo mismo que este hecho, las demás están muertas también igual que esta. Quitarles la vida a las mujeres se ha convertido en algo normal en nuestra sociedad y ya debe parar.

Autoridades, hagan algo con los hombres ahora, no podemos esperar a que maten a todas las mujeres.

Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores

Entradas populares

Blog Archive